On/off Music

Terapia Física / Kinesiología

 

OSTEOPATIA & DEPORTE
Lic. Mariano de Alzáa

BENEFICIOS DE LA OSTEOPATIA EN LA ACTIVIDAD FISICA
SACROILEITIS


La inflamación de la articulación sacroilíaca se llama sacroileítis, que puede ser unilateral o bilateral. Esta articulación está formada por los dos huesos ilíacos y el hueso sacro, formando la pelvis. El hueso sacro está formado por cinco vértebras unidas para darle base y sustentación a la columna vertebral.

Las causas pueden ser: traumáticas o reumáticas.

Causas traumáticas se producen por un mal movimiento, levantar un bulto pesado, rotar la pelvis y la cintura inadecuadamente, tropezar al caminar, trastabillar, o por traumatismos con golpes directos como caídas de sentado, el dolor aparece inmediatamente después del trauma y es causado por un desplazamiento muy sutil de la articulación, o por
microtraumatismos que se dan en los casos de estar mal sentado durante un tiempo prolongado en un asiento duro al que uno no está acostumbrado. Muchas veces el individuo se despierta por el dolor intenso luego de moverse mal en la cama.
Los dolores son bastante característicos pues a diferencia de los que provienen de la columna, estos se concentran más abajo, hacia la región glútea en su parte central, la molestia es intensa al palpar la articulación, da incomodidad al estar sentado obligando al individuo a cambiar de posición permanentemente. El paciente siente que no puede enderezar la espalda y pierde el cavado natural de la cintura, con sensación de rigidez y espasmo muscular, hay dolor localizado a nivel de los hoyuelos que se marcan en la cintura, por encima de los glúteos, el dolor se irradia hacia la región donde se aplican las inyecciones; también puede haber reflejos hacia adelante, a la altura de los ovarios o testículos, puede haber también dolor en el muslo y en el nervio ciático. Al caminar, el paciente tiene la sensación de tener una pierna más corta y esto se debe a la contracción muscular que se produce en la zona, por dolor.

Causas reumáticas la instalación del dolor es progresivo y de larga data y se trata con medicaciones anti-inflamatorias y tratamientos locales.

Lesiones en el atleta

El tipo de lesión dependerá de los músculos hipertónicos y de la dirección de las fuerzas (cadenas lesiónales) que provocarán un espasmo muscular que fijará la disfunción; una lesión de la articulación sacroilíaca generará un espasmo a nivel del piramidal del mismo lado.

Tratamiento Osteopático:

A través de la osteopatía, trataremos las lesiones primarias de los huesos ilíacos y sacro, que son lesiones mecánicas directas y las lesiones mecánicas secundarias por cadenas lesiónales ascendentes y descendentes.

Lesiones mecánicas directas del ilíaco y del sacro:

Ilíaco:

Rotación anterior.
Rotación posterior.
Rotación externa.
Rotación interna.
Lesión out-flare.
Lesión in-flare.
Lesión up-slip.

Sacro:

Rotación anterior bilateral o unilateral.
Rotación posterior bilateral o unilateral.
Torsión anterior derecha o izquierda.
Torsión posterior derecha o izquierda.

Lesiones de cadena ascendente: la lesión viene desde abajo:

A nivel del pie, los huesos escafoides-cuboides (pie plano).
A nivel de la rodilla, rodilla en rotación externa,
A nivel de la cadera: cadera en rotación externa por espasmo del piramidal.
A nivel de los ilíacos, ilíaco en rotación posterior por tensión del bíceps crural (falsa pierna corta).
A nivel del sacro, sacro en rotación antero-inferior.

Lesiones de cadena descendente: la lesión viene desde arriba:

A nivel del ilíaco: ilíaco en rotación anterior (sacro relativamente postero-superior).
A nivel de la rodilla: rodilla en rotación interna.
A nivel de la cadera: cadera en rotación interna por espasmo de los músculos rotadores internos
Y a nivel del píe, rotación interna del cuboides y rotación externa del escafoides.

El objetivo de la osteopatía es:

Movilizar y desbloquear, sí es necesario, las articulaciones de todo el cuerpo. Debido al stress, malas posturas, gravedad y traumatismos, las articulaciones se bloquean, perdiendo movilidad y provocando contracturas musculares.
Al ser el cuerpo un todo, una articulación lesionada fuerza a la adyacente que al final también termina lesionada, y cuando la persona refiere dolor, normalmente ya hay varias articulaciones afectadas. De ahí que se revise todo el cuerpo y se detecten las articulaciones problemáticas.

 
 




Webs Amigas



 

Menú principal