On/off Music

Terapia Física / Kinesiología

 

OSTEOPATIA & DEPORTE
Lic. Mariano de Alzáa

Manguito rotador

El manguito rotador es un término anatómico dado al conjunto de músculos y tendones que proporcionan estabilidad al hombro.

Todos estos músculos están conectados a la cabeza del húmero formando un puño en la articulación. Su importancia estriba en mantener la cabeza del húmero dentro de la fosa glenoídea de la escápula . Este manguito forma continuidad con la cápsula de la articulación del hombro

Los cuatro músculos que forman este grupo son:

Dentro de los músculos que rodean al hombro, el grupo conocido como manguito rotador tiene una función fundamental a la hora de estabilizar la articulación glenohumeral. El supraespinoso , el infraespinoso y el redondo menor parten de la cara posterior de la escápula y juntan sus terminaciones tendinosas en forma de una banda que cubre superiormente la articulación antes de insertarse en el húmero. El músculo subescapular parte de la cara anterior de la escápula para formar otra banda tendinosa que a su vez cubre la cara anterior de la articulación. De esta forma, además de producir movimientos del hombro, mantienen la articulación estabilizada, evitando que la cabeza humeral se luxe en dirección anterior o superior.

•  roturas parciales: no afecta a todo el espesor del tendón, pudiendo ser superiores, intratendionosas o inferiores, según sean las capas afectadas.

•  roturas completas: afectan a todo el espesor del tendon, existiendo una disrupción que permite la comunicación del espacio intrarticular con el espacio subacromial.

•  roturas masivas: son roturas completas de gran tamaño en las que la retracción de los bordes tendinosos es importante, permitiendo que asome la cabeza humeral en el espacio subacromial.

Estas roturas tendinosas traeran dos consecuencias directas. Por un lado aparecerá una clínica de dolor. En el caso de lesiones traumáticas este dolor aparecerá de manera aguda, mientras que el caso de roturas degenerativas por la edad la clínica será más insidiosa, con dolor e inflamación regional de meses o años de evolución. Por otro lado aparecerá impotencia funcional. Esta impotencia estará relacionada con el tendón implicado, pues cada uno de los cuatro realiza diferentes funciones. Así tendremos:

Además, dado que el manguito actúa como estabilizador de la articulación, las roturas masivas provocan una subluxación superior de la cabeza humeral , es decir, que al desaparecer el fulcro superior, la cabeza se desplaza hacia arriba, pudiendo llegar a formarse una nueva pseudo articulación.

Tratamiento:

Técnicas manuales osteopáticas

Reposo

Crioterapia 30 minutos ¾ veces por día

Terapia Física/Kinesiología

Antiinflamatorios

Tratamiento quirúrgico

Una vez que la inflamación ha sido controlada, se hará un programa de estiramiento y fortalecimiento:

Realice los siguientes ejercicios al menos en cuatro sesiones semanales, preferiblemente a diario, con días de descanso ocasionales .

Estiramiento 1 Llevar la mano del miembro afectado al hombro opuesto. Adelantar ligeramente el hombro. Debería experimentar un ligero estiramiento en el hombro afectado .

Ejercicio 1

Con la mano sujetando una pesa (con el pulgar hacia abajo), eleve el brazo extendido hasta un ángulo de 45º o hasta donde el dolor lo permita.

Estiramiento 2

Coloque el brazo afectado sobre la cabeza, con la mano extendida hacia la parte posterior del hombro contrario. Lentamente lleve el codo doblado hacia atrás .

Ejercicio 2

Este ejercicio puede realizarse de pie con una goma, o tumbado sobre el lado doloroso con pesos (ver el dibujo inferior). Comenzar con varias repeticiones de movimientos lentos y progresar con más peso o tensión de la goma.

_

Estiramiento 3

Llevar la mano del brazo afectado al hombro opuesto. Adelantar el hombro ligeramente. Usted debería experimentar un cierto estiramiento en el hombro afectado .

Ejercicio 3

Túmbese en una mesa con el codo en el borde y la mano colgando, con un peso en la mano. Levantar el peso paralelo al suelo hasta el nivel de la mesa o de la cabeza (manteniendo la espalda plana, sin arquearla). Elevar el codo en dirección al techo de manera que se aproximen los omóplatos. Comenzar con un peso pequeño y aumentar progresivamente. Recuerde: el ejercicio debe ser lento y controlado.

Usted puede experimentar algunas molestias, pero no debe sentir dolor. Estos métodos pueden funcionar por sí solos o requerir la utilización complementaria de terapia física/kinesiología (ultrasonidos, estimulación eléctrica, etc.). La solución quirúrgica del problema se plantea generalmente si el tratamiento descripto no tiene éxito.

 

 




Webs Amigas



 

Menú principal