On/off Music

Terapia Física / Kinesiología

 

OSTEOPATIA & DEPORTE
Lic. Mariano de Alzáa

EPITROCLEITIS -Codo Del Golfista

Se denomina epitrocleítis a la inflamación de la zona de inserción en el codo de los tendones flexores de la mano y dedos. La inflamación a menudo es consecuencia de movimientos repetitivos, tensión o tracción mantenida sobre los tendones, trauma directo o sobreesfuerzo realizado al hacer movimientos de flexión y pronación forzada de la muñeca (llevar la mano con la palma hacia abajo) como los que se realizan en algunas disciplinas deportivas o inclusive al cargar una maleta.

Causas
Deportiva:
La mala ejecución de un gesto deportivo puede ser la causa de una lesión de esta naturaleza, así como la repetición exagerada del mismo gesto o bien la utilización de materiales deportivos inadecuados. Así por ejemplo la mala selección de un palo en el golf y el uso de una jabalina con una empuñadura inadecuada pueden favorecer la aparición de esta lesión. Esta lesión se denomina a menudo como "codo de golfista" por ser tan frecuente en dicho deporte, sin embargo también es frecuente en el tenis, especialmente cuando se realizan a a menudo y forzadamente servicios con mucho efecto.

Traumática:
Por caída que repercute en forma indirecta sobre la zona de la epitróclea (por ejemplo: caer poniendo las manos) o por un golpe directo en la región epitroclear del codo.

Síntomas y Signos
El paciente refiere dolor en los tendones flexores y pronadores, y en el epicóndilo medial o epitroclea, situado en la parte interna del codo cuando flexiona o lleva la palma de la mano hacia abajo girando la muñeca (movimiento de pronación) contra resistencia, lo que también puede manifestarse con el solo hecho de apretar el puño o comprimir una pelota de goma dura.

mano.jpg

Diagnóstico
El diagnóstico se hace por la clínica y la historia de trauma, movimiento repetido o relación con actividad deportiva, además de la palpación dolorosa de la zona y frecuentemente el hallazgo de contractura de la musculatura flexora (Cubital Anterior, Pronador redondo, Palmar mayor, Flexor común superficial de los dedos).
El diagnóstico puede ser confirmado con una ecotomografía de los tejidos blandos de la región y eventualmente una Resonancia magnética.

TRATAMIENTO

Técnicas manuales osteopáticas

Protección

Reducir las actividades causantes de dolor

Modificar aquellas actividades que agravan el dolor

Disminuir el tiempo o intensidad de la actividad

Realizar descansos y estiramientos

Otros métodos de protección son la utilización de una codera elástica o una férula de muñeca y ocasionalmente la inmovilización con yeso. Un programa de estiramientos puede ser útil para disminuir la tensión del músculo sobre el tendón afectado. Los estiramientos incluyen el brazo afectado, así como el cuello, parte superior de la espalda y hombro, mano, muñeca, antebrazo y tríceps.

Disminuir la inflamación del tendón . Esto puede conseguirse con crioterapia/hielo, medicación antiinflamatoria e infiltraciones con corticoides. :

Aplíquese hielo después de los periodos de ejercicio/trabajo para reducir la inflamación y conseguir un alivio temporal del dolor. Mantener el hielo durante 30 minutos 3 a 4 veces por día.

Estiramientos y ejercicios de potenciación de los músculos y tendones afectados. Generalmente esto se hace después de que los pasos anteriores han conseguido que disminuya el dolor. En algunos casos, cuando el dolor no mejora con otras medidas, un programa de fortalecimiento conducirá a la resolución completa de los síntomas.

Comience con los ejercicios una vez que haya permanecido sin dolor durante algunos días. Los ejercicios de estiramiento y fortalecimiento son necesarios para una rehabilitación apropiada. El estiramiento de los músculos flexores y extensores del antebrazo como se describirá contribuirán a prevenir el desequilibrio muscular.

Ejercicios de Estiramiento

Extender firmemente la muñeca con el brazo estirado; mantenerse así durante 4-6 segundos y repetir de 4 a 6 veces. Repetir el mismo ejercicio, pero esta vez flexionando la muñeca con el codo en extensión.

Ejercicios de Fortalecimiento

Importante: Estos ejercicios deben realizarse únicamente cuando se ha recuperado la flexibilidad mediante los estiramientos.

Realizar flexiones y extensiones de la muñeca (rápido hacia arriba, lentamente hacia abajo) tomando un peso con la mano. Hacer dos tandas con 20 ó 30 repeticiones cada una. (Pueden añadirse ejercicios de prensión apretando una pelota de goma, pero limitándolos a 20 repeticiones).

TRATAMIENTO QUIRÚRGICO

Ocasionalmente es necesaria la cirugía si la epitrocleítis no responde al tratamiento conservador. La técnica no se recomienda a menos que se haya completado un programa adecuado de tratamiento no quirúrgico.

La intervención consiste en la liberación de una parte de la inserción ósea del tendón. Esto disminuye la tensión del tendón y permite que mejore la vascularización de los tejidos, necesaria para el proceso de cicatrización. Tras la cirugía, es conveniente continuar con los ejercicios de estiramiento y potenciación para prevenir recidivas. La recuperación completa se consigue generalmente entre seis semanas y cuatro meses.

 




Webs Amigas



 

Menú principal